Como mantener el peso sin dieta

mantenerse delgada

Muchas mujeres (y cada vez más hombres) se pasan la vida haciendo dietas con el único resultado que su peso va aumentando poco a poco. Durante una dieta solemos consumir muy pocas calorías, alimentos con poca grasa o eliminando grupos de comida como los carbohidratos y el alcohol. El tiempo que nuestro cuerpo hace dieta elimina reservas de grasa y agua y baja el metabolismo para no quemar las reservas rápidamente. Cuando se acaba la dieta y volvemos al ritmo normal surge el efecto yo-yo. El cuerpo quiere recuperar lo antes posibles el peso perdido y dentro de pocas semanas hemos vuelto al anterior o, todavía peor, hemos aumentado de peso.

Entonces, ¿como podemos mantener el peso sin dieta? Os queremos dar 10 consejos para mantener un estilo de vida saludable.

1. Dieta no, comida sana si: Analiza lo que comes cada día. Platos preparados del súper, patatas, dulces, y cadenas de “comida basura” te llenan durante poco tiempo y contienen muchísima grasa y poco valor nutritivo. Si estás acostumbrado a ellos te costará esfuerzo cambiar, pero realmente hacen daño a tu salud porque contienen conservantes nocivos y materias primas de baja calidad. Empieza cocinando de vez en cuando en casa, prueba una nueva receta y saborea el plato. Poco a poco verás que la comida “de verdad” te hace sentir mucho mejor.

Este paso puede costar, porque significa cambiar tu alimentación para siempre, no solo unos días. Para decir adios a la comida basura para siempre os recomiendo este video: https://www.youtube.com/watch?v=qhcIVOkqAcY

2. ¿Sabes porque estás comiendo tanto? Escuchar tu cuerpo es otra lección que debes aprender para mantener el peso. Realmente tienes hambre o comes por aburrimiento, porque estás en compañía o porque es la hora? Si llegas a casa con ansiedad de cenar y te llenas hasta que no puedes más, significa que comer es un sustituto para algo que te falta en la vida. En este caso deberías buscar la ayuda de otra persona como un coach o psicólogo para que te ayude a equilibrar tu vida de otro modo.

3. ¡Cantidades razonables! Mi abuela siempre mantenía su peso y nos decía: Se puede comer de todo, pero la cantidad adecuada. Lo peor de las dietas es que te prohiben ciertos alimentos que te gustan y cada día crecen tus ganas de comer un trozo de chocolate, una galleta o un pan con aceite. Si te permites de todo a vez en cuando y en cantidades razonables no tendrás la sensación que no estás disfrutando la vida. Eso si, procura nunca llenarte hasta que no puedas más, come lento porque necesitarás unos 20 minutos hasta que tengas la sensación de estar llena. Empieza con una ración pequeña con la opción de coger más, come un trozo de fruta después, o toma una infusión. Verás que te vas acostumbrando a raciones más pequeñas y luego no necesitarás nada más sin tener hambre.

4. Aprende sobre los alimentos y sus calorías. Hace muchos años mi madre tenía en la cocina un librito de calorías y composición de todos los alimentos básicos y me puse a estudiarlo. Para empezar con un cambio puede ser útil apuntar todas las comidas durante un mes y saber cuantas calorías tiene cada cosa. Después podrás valorar mucho mejor lo que está afectando tu cintura y que platos deberías reemplazar por algo más sano. Si todavía piensas que una pizza o el guacamole no tienen mucha grasa, es hora de mirar un libro o una pagina web como vitalimentos.es para enterarte.

5. La clave está en el equilibrio. ¿Una cena con amigos, tu cumpleaños o una boda con bufete libre de marisco? Si te pones a pensar, las posibilidades de llenarse hasta arriba son infinitas. Durante las navidades por ejemplo suelen ser varios días seguidos de mucha comida grasienta y yo he dejado de verlo como algo bonito. Si, como, pero una ración como todos los días y si, muchas veces dejo el postre y me pido el trozo más pequeño de carne. Porque estar tan llena que casi no me puedo mover no me gusta, me siento mal y me da asco la comida. Si has aprendido vaciar el plato siempre cambia el chip ¡YA! Porque seguir comiendo cuando ya estás lleno es lo que te hace engordar. De todas formas, si ves que te has pasado un poco, sustituye tu cena para un yogur natural con una cucharita de mermelada o una macedonia casera sin azúcar durante unos días. Vete a la cama pronto, así no vuelves a picar.

6. No te obsesiones con la comida. Aquí va la parte más difícil de mantener el peso, tu mente. Es algo que no puedes controlar y si tus pensamientos rodean al rededor de la comida en cada momento es complicado distraerse. Solo si lo quieres de verdad puedes conseguir mantener tu peso, no pongas excusas a ti misma, busca distraerte con un paseo, deporte, probarte ropa en casa(si, funciona) o hacer punto (mantienes las manos ocupadas). Una vez que te hayas acostumbrado y cambiado tu opinión sobre la comida es muy fácil mantenerlo, para toda una vida.

7. Para ser guapa no necesitas tener una talla determinada. Antes de ocuparte por tu peso tienes que estar segura si realmente tienes que adelgazar por salud (o mantener el peso recién conseguido). Calcula tu BMI(body mass index) en una web como ocu.org, verás que el sobrepeso empieza con un peso avanzado, no todos somos iguales y si no tienes la talla de Kate Moss no pasa nada! Si tienes algún kilo demás, pero te mantienes siempre igual y comes normal, no intentes cambiar quien eres. Busca maneras de sentirte guapa y ser contenta contigo mismo, solo tu puedes conseguirlo. En otro post te explicamos unos trucos como sentirte más guapa.

8. Vigila las costumbres de las personas a tu alrededor. Esta demostrado que la alimentación de la pareja afecta al otro. Si tu novio no se tiene que preocupar por su linea y devora hamburguesas y patatas fritas a diario, lo más probable es que te acostumbras a comer lo mismo, con las consecuencias que conlleva. Procura cocinar diferente y informale sobre los efectos secundarios de sus costumbres. Con el tiempo lo conseguirás (las mujeres somos persistentes con estas cosas) y verás que el también se sentirá mejor.

9. Disfruta comiendo. Nunca comas corriendo en el metro un bocata seco, ni delante la tele. Disfruta de cada plato, procura conversar con otra persona y se consciente de lo rico que está. Si hay algo que no te gusta no lo comas para quedar bien, después te apetecerá picar porque no estarás realmente satisfecha. Veras que saboreando cada mordisco encuentras el placer cada vez y no sentirás que te falta nada.

10. Piensa en tu futuro: Si tienes sobrepeso debes plantearte cambiar tus hábitos para siempre, por razones como poder subir unas escaleras sin tener que parar, hacer un paseo largo sin dolores de rodillas y espalda y poder jugar con tus hijos. Personas con sobrepeso están mucho más limitado en su movilidad y sus articulaciones y huesos tienen que soportar un peso más alto, por lo cual los signos de desgaste se notan antes que en personas delgadas. Aparte, tienen más probabilidad de enfermedades cardiovasculares, diabetes y incluso las mujeres tienen más dificultad de quedarse embarazadas. Si eres joven todavía, cambia tu alimentación ya, porque cuando eres mayor ya te habrás acostumbrado.

Follow on Bloglovin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Please type the characters of this captcha image in the input box

Please type the characters of this captcha image in the input box

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Spam protection by WP Captcha-Free